El caldo de pata es una sopa típica que se prepara en varios países de Latinoamérica. Esta sopa es uno de aquellos platos que o te encanta o no lo puedes ver ni en pintura. Mi recomendación es que por lo menos lo prueben antes de escoger la segunda opción. De chiquita era un poco melindrosa con la comida, en especial con platos que se preparaban con ingredientes no tan comunes. A pesar de eso, me encantaba esta sopa (claro, la primera vez tuve que probarla a la fuerza, pero me gusto después de probarla). Hay algo reconfortante acerca del caldo de patas de res, es una de esos platos que basta con sentir el aroma del caldo caliente y te transporta a la cocina de tu mama.
Hace un buen tiempo que andaba con ganas de hacer esta sopa, pero no tenía ni idea de donde encontrar el ingrediente principal: las patas de res. Cuando vi que vendían patas de res en uno de los supermercados de productos asiáticos, sabía que tenía que preparar el caldo de patas. Para los que se encuentran en el área de Seattle, Uwajimaya es una tienda excelente para encontrar tipos de carne menos convencionales, tienen panza o mondongo, lengua, sesos y muchos más.


Mis hijos, de 6 y 9 años, son un poco más aventureros en sus gustos culinarios que la mayoría de los niños de esas edades. Entre sus platos favoritos están el sushi, el ceviche y la guatita. Aun así no quería arriesgarme y decidí darles el caldo sin decirles que había sido preparado con patas de res. Quizás se deba a que ven demasiados shows de cocina en la tele, pero les encanta jugar a ser los jueces y calificar todo lo que cocino. Alex, el mayor, es un juez súper estricto y siempre tiene un montón de comentarios (“necesita algo mas para que le ese toque que logre satisfacer completamente a mis papilas, quiero sentir una explosión en mi boca”). Alex le dio una calificación de 4 ½ estrellas al caldo de pata (el máximo es 5); lo cual es excelente porque solamente les da 5 estrellas a los postres. Marc, el menor, le dio 5 estrellas; pero siempre le da 5 a todo le que le gusta, si no le gusta le da 4 estrellas. Creo que va a ser diplomático porque no le gusta ofender a nadie.


Después del almuerzo les conté que el ingrediente principal del caldo eran patas de res. A Marc no le importo mucho y prefirió irse a jugar. Alex tuvo una reacción diferente, no le gusto para nada, con su voz de sabelotodo (que se cree adolescente), me dijo: “Honestamente, mama, para que contaste eso. Ni esperes que vuelva a comer esa sopa”. Pensé que seria mejor si le explicara que las patas de res son un ingrediente importante para la gelatina, que se usa para preparar uno de sus postres favoritos: la panna cotta. Y que también se usa para los marshmallows o malvaviscos y los caramelos de gomita. Eso fue otro error de mi parte, me dijo que “había arruinado los mejores postres” – es un poco dramático. De todas maneras, estoy segura de que no va a decirle que no cuando tenga el postre delante de él, y estoy casi segura de lo puedo convencer de comer caldo de patas otra vez, pero quizás tenga que esperar unos meses.


Existen diferentes variaciones de caldo de pata, la preparación y los ingredientes varían de un país a otro, de una región a otra, e incluso de una familia a otra. Algunas recetas incluyen mote, yuca, otras le ponen plátanos, garbanzos, choclo y otras verduras. La mayoría de las preparaciones del caldo se hacen con patas de res, pero también se lo puede hacer con patas de chancho. Mi receta para el caldo de pata es basada en la versión Ecuatoriana, y es preparada con patas de res, yuca, mote, cebolla, ajo, maní, leche, hierbitas como cilantro y perejil, comino, achiote y orégano. El caldo de patas de res se sirve acompañado de arroz blanco, también me gusta servirlo con tajas de aguacate y un buen aji criollo. Esta receta le rinde para 8-10 personas.

Receta: Caldo de patas de res

Descripción: El caldo de patas de res es una sopa tradicional que se prepara con patas de res, yuca, mote, cilantro, perejil, cebolla, ajo, achiote, comino, orégano, maní y leche.

Ingredientes

  • 3 libras patas de res, bien lavadas y cortadas en trozos grandes
  • 14 tazas de agua
  • 4 dientes de ajo, ligeramente aplastados, pero aun enteros
  • ½ cebolla colorada o roja, picada en cubitos
  • 3-5 ramitas de cilantro
  • 3-5 ramitas de perejil
  • 20 oz de yuca, congeladas (o frescas y peladas)
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 4 tazas de mote cocido
  • 4 cucharadas de mantequilla de maní
  • 1 taza de leche
  • ½ cebolla perla o blanca, picada en cubitos
  • 2 dientes de ajo machacados
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de achiote molido
  • ½ manojo de cilantro, finamente picado
  • 1 manojo de cebollitas verdes o cebollines, finamente picados
  • Sal y pimienta al gusto

Para acompañar: arroz blanco, tajas de aguacate y aji criollo

Preparación

  1. Ponga las patas de res una olla grande junto con los dientes de ajo aplastados, la cebolla colorada picada, las ramitas de cilantro y perejil, una pizca de comino, la sal, la pimienta y el agua.
  2. Haga hervir, reduzca el fuego y cocine a fuego lento durante 3 horas.
  3. Agregue la yuca, cocine hasta que la yuca y los patas de res estén suaves, aproximadamente unos 20-30 minutos.
  4. Quite del fuego y con cuidado cierna el caldo y guardarle para después. Puede sacar un poco de la grasa y guardarlo para el refrito.
  5. Retire los hilitos de la yuca y píquela en trozos medianos.
  6. Quite los huesos de las patas y corte la carne que queda en trozos pequeños.
  7. Prepare un refrito para el caldo usando un par de cucharadas de la grasa del caldo de patas: caliente la grasa a fuego medio en una olla para sopas, agregue la cebolla blanca picada, el ajo machacado, el orégano, el achiote, comino, sal y pimienta.
  8. Mezcle la mantequilla de maní con la leche y agréguela al refrito, revuelva bien hasta que este bien disuelta.
  9. Añada el caldo, los trocitos de carne de las patas de res, la yuca y el mote cocido.
  10. Cocine a fuego lento durante unos 20-25 minutos.
  11. Sirva espolvoreado con el cilantro picado y cebollita verde picada. Acompañe con arroz blanco, tajas de aguacate y aji.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Recetas recomendadas: